Km. 100.

Alcanzo la cifra redonda a las 12,21 de la mañana; cifra redonda en hora capicúa, como para hacer más especial la exactitud. Los arbustos de garriga son los únicos testigos de este instante métrico y decimal. Escribo, en íntima ceremonia, que caminaré de forma pacífica, es decir: sin agredir a los demás, sin invadir, sin competir, sin marcar hitos, integrando los opuestos ajenos y propios… Quedan, pues, abolidos los mapas (por mucho que se revuelvan en el fondo de la mochila, tentados en marcar el sitio), en este minúsculo orden del mundo, no hay conquista que valga. Como colofón del acto, suena en el móvil la entrada del primer SMS. Es de Cosme Aguiló (¡en latín!), quien se ha puesto en marcha para salir a mi encuentro.

Anuncios
Esta entrada se publicó el julio 6, 2006 en 6:15 pm y se archivó dentro de Sexta Jornada. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: