Km. 73.

Sobre el pequeño montículo que encajona las casas a medio construir de Ses Covetes, contemplo una larga extensión de arena. La construcción de estos apartamentos quedó congelada en 1995, después de que el Gob y el PSM denunciaran el impacto que causaban en el entorno. Pasa el tiempo y sus huesos de cemento siguen allí. Un grupo de niños escucha a su monitor entre las tumbonas vacías y arranca a andar. Uno de ellos ralentiza el paso para facilitar nuestro encuentro y yo aprieto el paso. Se llama Álvaro, me cuenta con gesto grave que lleva desde el domingo durmiendo al aire libre y sabe qué significa soportar las picaduras de los mosquitos y las noches en vela por el calor… Es su primera experiencia en un campamento como miembro del Agrupament Escolta Jaume I – Verge de Lluc. Alguien vocifera a nuestra espalda. En el mismo lugar en el que me empiné para ver el final de esta playa, un hombre sujetando el hilo con dos dedos, como si le diera asco o pudor. Quizá crea que me he enganchado con algo o que voy perdiendo una hebra larguísima. No se acerca y nosotros seguimos nuestro camino.

Anuncios
Esta entrada se publicó el julio 5, 2007 en 8:55 pm y se archivó dentro de Quinta Jornada. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: