Km.77.

El camino de madera ahora se acerca más al mar. Me entero, por el redactor de IB3, que la llaman “la pasarela de Matas”. No he sabido indicarle por teléfono dónde me encontraba exactamente porque los edificios carecen de sentido para mí, de modo que me remito al mapa. Le digo que he pasado cala Marques y que debo estar a la altura de los antiguos descargadores de sal, pero debe ser un dato excesivamente antiguo porque no me ubica; a cambio me ofrece una alternativa: vernos en Cala Galiota. Acepto para zanjar el tema. Sé que me encontraré con uno de esos carteles informativos que se empeñan en situar a veraneante. Leeré: “usted está aquí”, como si esa fuera la solución a un problema que no entiendo. ¿A qué viene la necesidad de saber dónde estamos exactamente en cada momento?.

Anuncios
Esta entrada se publicó el julio 5, 2007 en 8:20 pm y se archivó dentro de Quinta Jornada. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: