Km. 80.

Olga me estaba esperando junto el faro negro; había visto como me hacían la entrevista y quería conocerme. Me abordó sin moverse de su sitio, diciendo que para caminar hace falta fe. Al escucharla, me senté a su lado. El año pasado, con 78 años, hizo el camino de Santiago. Recorría a pie cada día 34 kilómetros, más de lo que yo hago. Tras ella hacía el camino un minusválido en su silla de ruedas, que empujaban entre cuatro amigos. Tenían heridas en las manos, pero decían que no les importaba porque lo más importante era verle sonreír. La conversación es a corazón abierto. Me cuenta que ha encontrado en este faro un refugio, al que acude a rezar cada mañana porque su hermano Enrique murió aquí en el año 38, a los 17 años, siendo marinero en un navío llamado El Paraíso. No sé por qué pero esta gallega sabe que murió cantando la Salve Marinera. Tras callar unos segundos me dice que probablemente él quería que el sonido del mar llegara al alma de sus seres queridos, ella. Llora de emoción al recordarle. Minutos después, me acompaña en silencio un tramo del recorrido.

Anuncios
Esta entrada se publicó el julio 5, 2007 en 8:05 pm y se archivó dentro de Quinta Jornada. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: