Km. 82.

Me digo que puedo parar, que no tengo prisa, que caminar es una suma de tesón, paciencia y confianza, no de esfuerzo, pero apenas me permito el descanso. Sé que el camino de hoy es más duro de lo que aparenta porque difícilmente encontraré una sombra bajo la que cobijarme. Daniel, el reportero de IB3, me ha dicho que incorpore a mi atuendo un parasol y de inmediato me imaginé como esas viajeras inglesas de finales del XIX. La victoriana Mary Kingsley, por ejemplo, que vivió entre los caníbales de Gabón. Me impactó leer que decidió viajar a África tras cumplir los 30 años, después de que sus padres murieran en un intervalo de seis semanas y que su hermano se fuera a Oriente. Dijo que decidió viajar a África Occidental “para morir”, sintiendo que su vida carecía de sentido pero su afán de conocimiento fue más fuerte.

Anuncios
Esta entrada se publicó el julio 5, 2007 en 7:55 pm y se archivó dentro de Quinta Jornada. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: