Km. 83.

He caminado descalza por las aguas de Es Dolç, cortando intermitentemente el hilo, porque aquí se multiplican las familias con niños. No quiero molestar. Por fin oigo risas infantiles. Intento reparar dónde empieza una playa y dónde termina otra pero a base de sumar minúsculos pasos la orografía se me disuelve entre los dedos de los pies. Sumo arena, agua, ramas, desperdicios, hallazgos y detalles nimios como que esta sombrilla es de un envidioso azul, referentes excluidos de las guías y aquellos que gozan de prestigio, los agredidos van cosidos a los sobrevalorados. En el particular mapa que van dibujando mis pies se deshacen las fronteras, sin embargo insisto, como quien se entretiene con un pasatiempo de verano: si he pasado la playa de Es Delfí, debo de estar ahora en la de Es Carbó. Una mancha verde en el mapa indica que el área natural del Cabo de Ses Salines se esconde a mi izquierda.

Anuncios
Esta entrada se publicó el julio 5, 2007 en 7:50 pm y se archivó dentro de Quinta Jornada. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: