Km. 90.

Entre los ojos de estos plásticos rojos se distingue el conocido como “el chalet de los March”, aunque a mí lo que me llama más la atención es que, a pesar de estar deshabitadas, estas playas acumulen tanta basura: bidones, botellas, hamacas de plástico, envases de todo tipo, cajas, tapones…  No vienen de tierra, no son bolsas acumuladas con restos de comida; el litoral del Área Natural de Especial Interés del cabo de Ses Salines está acordonado por los deshechos que vertemos en el mar y que las olas escupen a su orilla. La única buena noticia es que lo que llevo bajo el párpado parece haber encontrado un sitio menos doloroso y el ojo ha dejado de llorar.

Anuncios
Esta entrada se publicó el julio 5, 2007 en 6:55 pm y se archivó dentro de Quinta Jornada. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: