Km. 62.

Veo a lo lejos una piragua, tan minúscula como mi botón de seda, y digo en alto: “Cada uno a su ritmo”. Segundos después añado: “Bichitos”. Los diálogos con mi pequeño acompañante se están volviendo intermitentes. Antes de irse, Toni pronunció la palabra “aburrimiento” y ahora cotilleo con mi botón aterciopelado: “Esto le pasa por ir por delante de los actos”. Al adelantarnos a los acontecimientos asolamos los matices que hacen diferente cada instante. Bebo, como para regar mis frases, a ver si crecen. Por unos instantes regreso a las piscinas por las que he atravesado, secas, vacías, melancólicas, en medio de su deslumbrante encanto y vuelvo a Burt y a su trasero.

Anuncios
Esta entrada se publicó el julio 4, 2008 en 3:20 pm y se archivó dentro de Cuarta Jornada. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: