Km. 65.

Entre la sal y las rocas, en la mano, espuma blanca. Hebe, Francoise y Toni se han acercado con la lancha a la orilla. Francoise me ha dicho que el hilo aparece en la pantalla de la cámara de vídeo como la hebra de una bandera, ondeante. Mi tío Jesús ha llamado, me da la enhorabuena por la iniciativa; por lo visto han publicado una nota en algún periódico nacional. Me conmueve oir su voz, me conmueve la presencia de mis seres queridos. No sé a qué viene esta euforia. Se nos olvidó el tiempo en el que los caminos tenían sólo un punto de partida pues el mundo era todo azar, al andar dibujábamos una flecha que apuntaba al deseo sin más precisiones. Camino, flecha, estos conceptos ya aparecieron ayer. La sal, en los cocós, también es blanca.

Anuncios
Esta entrada se publicó el julio 4, 2008 en 3:00 pm y se archivó dentro de Cuarta Jornada. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: