Km. 64.

Con la torre de S’Estalella de fondo. Acabo de bañarme en un rincón “secreto”, regalo de Coloma y Enrique, es un agujero en el suelo que esconde saltos de agua. Aún llevo la sal encima. Es el primer chapuzón de este viaje. Sonrío, mientras observo la torre, construida a finales del siglo XVI. En el siglo XIX los dueños de esta posesión cedieron una parte de sus terrenos a los pescadores que quisieran construir una barraca, que aún se conservan en sa Punta de S’Estalella. Entonces la zona recibía el nombre de Can Jaqueta. Coloma me contó que los actuales propietarios del terreno (que va del Pinar hasta S’Estañol) sólo permiten que aquellas casas se alquilen; no venden, ni construyen más. Si se abastecen con pantallas solares y molinos de aire es porque se negaron a vender parte de su terreno para construir una central eléctrica de carbón. Por lo visto, a raíz de entonces, las compañías le negaron sus servicios. La madre del actual dueño, con más de noventa aencabezaba las manifestaciones contrarias a la instalación  de la central.

Anuncios
Esta entrada se publicó el julio 4, 2008 en 3:05 pm y se archivó dentro de Cuarta Jornada. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: