Km. 69.

En carretera, junto a casas, el viento ha amainado, sin embargo seguimos en silencio. No sé por qué, me asalta una frase: nosotros somos de nosotros mismos. Intento explicármela: el amor no se posee. Ni siquiera amandonos a nosotros mismos nos poseeríamos. Lo que no se posee no puede ser expropiado ni robado. Los amigos son alegría, alivio y buena compañía. ¿A qué viene todo esto? Debería prestar a tención a la franja de S’Estanyol de Migjorn que se asoma al mar. El lugar da juego hasta en el nombre; podría imaginar un estanque, mirando al mar del mediodía, sin embargo no logra conmoverme. Me convierto en diana de pensamientos que no manejo. Ahora llega la imagen de Marco Polo dictando a su compañero de celda el Libro de las Maravillas. ¿Conocerían Abraham y Jafuda Cresques (cartógrafos mallorquines de la época) las experiencias del mercader veneciano? ¿Se colaría alguno de sus relatos en sus mapas?.

Anuncios
Esta entrada se publicó el julio 4, 2008 en 2:40 pm y se archivó dentro de Cuarta Jornada. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: