Km.23.

Alguien ha colocado con primoroso cuidado las colillas de sus cigarrillos en el mismo agujero. Quizá sea una de esas personas que creen que si el desecho es pequeño contamina poco y si, además, lo ordena, nunca será basura. ¿No es el orden la antesala de la limpieza?. Si además, como es el caso, el “envase” es bello (ranuras de los fósiles y recovecos que el mar ha trazado en las rocas), el gesto parece envuelto de un cierto encanto ecológico. Quizá busque higienizar sus pulmones de forma subliminal; de la colilla al alveolo, en el camino inverso. Le recuerdo que un filtro es un minúscula bomba de relojería contaminante (acetato de celulosa, nicotina y alquitrán) que flota, tiene predilección por depositarse en los rincones de difícil acceso y tarda meses en deshacerse. Sé que no está, que no le conozco, que ni siquiera he abierto la boca, pero sigo caminando con la sensación de no haberme levantado del lecho y quizá pueda oirme en sueños. …

Anuncios
Esta entrada se publicó el julio 2, 2010 en 5:45 pm y se archivó dentro de Segunda jornada. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: