Km. 32.

Al fin alcanzo un rincón horizontal. Para celebrarlo, me cuento un cuento. Se llama Imago, el nombre con el que bauticé esta expedición circular. Así se denomina la fase en la que el gusano de seda rompe el capullo para transformarse en mariposa después de caer en profundos sueños y este viaje, Imago, es el resultado de uno. Mi relato recae sobre Cristóbal Colón. Hace pocas semanas me enteré que cuando zarpó de camino a las Indias, llevó consigo unlibro: Imago Mundi. Se trataba de una enciclopedia medieval en la que su autor, el prelado y teólogo grancés Pierre d’Ailly, resumía gran parte del saber científico de la época: geografía, cosmografía, astrología y cronología. Entre otras afirmaciones aseguraba que seis partes del globo eran habitables mientras que sólo la séptima estaba cubierta por agua. El mar no era más que una anomalía azul en este planeta. Y yo lo miro aquí, hecha un minúsculo ovillo.

Anuncios
Esta entrada se publicó el julio 2, 2010 en 3:30 pm y se archivó dentro de Segunda jornada. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: