Km.1.

Camino durante un kilómetro sin avanzar por la costa. En mi voluntad por no separarme del mar y sortear obstáculos, me veo obligada a bordear muros, vallas y vehículos de las instalaciones portuarias. Dejo constancia de los vericuetos urbanísticos que he de recorrer para volver al mar, en el punto más cercano a donde le dejé. El viaje se hace un nudo absurdo para el pie nada más comenzar. No caminar por los itinerarios marcados es extraño, incómodo. Todos son líneas disuasorias. Así, haciendo nudos, he recorrido un kilómetro para llegar simplemente al puente que cruza el paseo marítimo a la altura de la salida de viajeros. Mientras fotografío el mojón número 1 un camión me rebasa por la izquierda y casi pierdo el equilibrio. A nuestra espalda, uno de los turistas que debió bajar del barco empuja su maleta.

Anuncios
Esta entrada se publicó el julio 1, 2011 en 11:15 pm y se archivó dentro de Primera jornada. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: